viernes, 27 de junio de 2014

La Gran Guerra, mancha imborrable


Hoy se cumplieron 100 años del asesinato de Franz Ferdinand (archiduque de Austria), en Sarajevo (ex-Yugoslavia y actual Bosnia), que implicó el comienzo de la llamada "PRIMERA GUERRA MUNDIAL".
Se estima que para semejante acto de deshumanidad más de 40 millones de soldados cargaron armas contra otros soldados, seres humanos iguales que ellos, que cometieron el imperdonable delito de haber nacido en otro territorio político, razón suficiente para ser blanco de municiones.
La cantidad de perjudicados es incalculable, y aún hasta hoy sigue siendo motivo de numerosos conflictos que se perpetuaron en el tiempo, como "rivalidades" y "odios" sembrados en aquella época oscura.

Fue uno de los grandes episodios que demuestran lo mortales que pueden ser los seres humanos consigo mismos, a causa de razones absolutamente conciliables mediante el diálogo y la negociación.
No estoy de acuerdo con que se llame "Guerra Mundial", ya que implica solamente un territorio escueto de nuestro planeta, pero podría aceptar la denominación de "Gran Guerra", y yo agregaría otra nueva, más actual y subjetiva: la "Primera Gran Pelotudez Humana".
Los datos son fríos, no caben en mi análisis más que para contextualizar. Ojalá que entendamos, la humanidad toda, que estos episodios que comenzaron hace 100 años, tienen consecuencias negativas aún hasta estos días... Sueño con el día en que se viva sin el miedo a sufrir atentados, invasiones, guerras y todo tipo de ataque de lesa humanidad.


Click para agrandar.
La paz es una elección política, personal, estatal, militar... pero sobretodo, ELEGIR LA PAZ ES ELEGIR LA VIDA.